La celebración del juicio oral


El juicio oral es el momento estelar del proceso penal.  La vista oral o plenario, es la parte del proceso en que se desarrolla el debate jurídico, ante el Juez o Tribunal de instancia -a quo- y que tendrá que tomar la decisión  final sobre las cuestiones planteadas por acusaciones y defensas en sus conclusiones definitivas.  Esta decisión -el fallo judicial- deberá responder a todas esas cuestiones.

Si vemos el juicio como lo que es: una especie de obra de teatro, o una puesta en escena de todo el proceso; el juicio oral resultaría ser el día de la función,  el momento que nos encumbre, o no.  El momento estelar.  La gran final.  A partir de ahí comenzará la fase de recursos en la que “el pescado” ya suele estar vendido en su mayoría.

La obra mayor de ese teatro que ofrece la Justicia se rige por unas normas.  Leyes que rigen el proceso, y que el Juez o el Presidente el Tribunal deberán cumplir y hacer cumplir como director del debate.  A ellas estamos todos sujetos… sin distinción del origen del “Escatergoris” que uno maneje.  No resulta próspera la alegación de: ¡en mi casa jugamos así!  Son independientes, como Artur Más… más bien, como Homs… y que me recuerda la anecdótica situación que se dió en el Juicio ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Resultó interesante… noticiable, sin duda… el momento en el que ante la Sala Segunda, presidida por el Excmo. Manuel Marchena, respondió a un comentario de Homs en relación a cómo le habían enseñado “en su casa” que debe actuarse en relación a la formulación de preguntas por parte del Ministerio Fiscal, y su consiguiente respuesta por el acusado; que llevó a espetar literalmente que el Tribunal Supremo, no era su casa.  Lo cierto es que tampoco lo es la casa del Señor presidente de la Sala, añadió.  Que las normas eran las que eran… con independencia de dónde se celebrara el juicio oral, y que su deber como director del juicio era cumplirlas y hacerlas cumplir.

Los medios de comunicación “informaron” como tuvieron a bien: los independentistas parecía querer mostrarnos la vehemencia del Señor presidente de la Sala… sus “contrarios” mostraron el “poder” del Presidente de Sala, y su capacidad para cortar de raíz las “tomaduras de pelo” del acusado.  Ninguno, en mi opinión, mostró los hechos tal y como ocurrieron, siendo que se aprecia, si vemos la sesión íntegra del juicio, que en realidad no fue, ni una cosa, ni la otra.  Ni se pretendía tomar el pelo al Tribunal, ni se pretendió por el Señor Presidente nada que no fuera su obligación como tal, y se aprecia además en el trato del acusado con el Tribunal como de un sincero y absoluto respeto mutuo.  Permanezco ajeno a todo lo referido a las consideraciones en relación a la decisión final del pleito, que no interesa al objeto de este artículo.

En Youtube podemos ver el juicio… o la vista oral… ¿o quizás no?  Lo cierto es que podemos ver parte del mismo.  O eso es lo que yo he sido capaz de encontrar.  Disculpese en cualquier caso mi posible impericia en caso de no ser lo que digo exacto, pero en lo que a mi me consta, la parte independentista, en relación a los alegatos de la defensa de Homs, se recogen todos y cada uno de ellos… pero si queremos ver los de contrario, ahí tenemos un problema.  No se recogen los contradecires de los dichos, ni las intervenciones de la parte acusadora.  Se nos muestra una visión parcial de lo sucedido.  Se puede ver medio juicio.  Insuficiente para poder formarse una opinión razonable de todo el pleito.  Difícilmente podemos entender la condena sin tener acceso a la prueba practicada por la parte acusadora.  Lo mismo cabe decir en relación a la imposibilidad de escuchar en primera persona el alegato del Ministerio Fiscal.

Quien haya llegado hasta aquí, se merece mi aplauso por “aguantar”, casi podría decir: resistir, este, mi artículo de opinión.  Habrá quien pueda deducir sesgos nacionalistas en este artículo, seguro que habrá quienes deduzcan lo contrario.  Tanto una de las opciones como la otra acaba diciendo más de ellos mismos que del autor, que como siempre escribía estas líneas sin animus molestandi 😉

Un saludo, desde la ciudad que me vió nacer, Vitoria-Gasteiz, a 19 de octubre de 2018.

P.D. Dejo un enlace en el que se puede ver qué pasó, y cómo pasó.  Obviamente existe el vídeo de la sesión completa también, pero entiendo que en éste se puede apreciar lo que sucedió adecuadamente contextualizado.

P.D. II Buena prueba de aquello a lo que refería es el título con el que se ha colgado el vídeo que dejo.  ¿Te sientes capaz de lanzarte a apostar por cuál de los dos perfiles antagónicos a los que me he referido parece tener su autor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s