Quince momentos de perplejidad para el abogado


Dado que últimamente, o no me viene apeteciendo escribir mucho -más bien nada-, o no tengo nada que escribir, o estoy demasiado ocupado para reservar un ratito -suele ser algo más- para escribir ningún artículo en mi blog; sí voy a «confesar», sí, sí, «confesar»… que quizás pase casi todo el tiempo leyendo otros, más… Leer más Quince momentos de perplejidad para el abogado