René Lavand os desea lentamente…


Rojo, negro, rojo, negro…

Y ya no será posible igual de lento…
Dijo un sabio una vez, que cuanto más suave es la caricia, más penetra.
Desde aquí le devuelvo su zurdo abrazo.

Una noche buena. Nada hay más obnubilante que la verdaz. 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s