DELITO DE ENALTECIMIENTO DEL TERRORISMO ART. 578 CP


Voy a traer a colación la Sentencia del Tribunal Supremo 121/2015 de 5 de marzo –STS 2ª 121/2015– sobre un recurso de Casación planteado contra una sentencia absolutoria por delito de enaltecimiento del 578 CP, en la que me resulta llamativo el Voto particular del Excmo. Sr. SANCHEZ MELGAR. Comparto con él que el cauce del 849.1º LECr permite por infracción de ley, error iuris, y con respeto escrupuloso del factum de la Sentencia de Instancia, Casar en su caso la Sentencia de Instancia, anulándola, y dictando segunda sentencia con pronunciamiento condenatorio. Hasta ahí sí, pero en relación a los HECHOS CONCRETOS Y SU SUBSUNCIÓN en el tipo indebidamente aplicado, estoy CONFORME CON LA SENTENCIA MAYORITARIA. No es habitual que esto me suceda. Pero creo que la interpretación del delito de ENALTECIMIENTO por el voto particular raya lo escandaloso. ¡VAYA INFERENCIA! ¡No puedo sino quedar ojiplático!  Al final, me hace dudar acerca de mi discrepancia con la Sentencia mayoritaria, y efectivamente, caigo en la cuenta, de que dentro del error en la aplicación del tipo penal, en este caso se da la circunstancia, de que es necesario para su adecuada subsunción en el tipo penal, analizar la intencionalidad como elemento subjetivo del tipo, y la Sala, necesariamente debe realizar un acto inferencial, por el que interprete la intencionalidad subjetiva, que determinados hechos, si bien son inamovibles, suponen un análisis subjetivo de los acusados, y para el que sitúa a quien tuvo la inmediación, una posición de privilegio para valorar e interpretar dicha prueba.  Por la Jurisprudencia del TEDH, TC y TS se señala que la Sala ad quem no ha gozado, siendo por ello imposible un pronunciamiento condenatorio como establece la STC 167/2002, génesis de la Doctrina que establece la especial rigidez de la valoración de la prueba subjetiva por los Tribunales superiores, cuya función pasa a ser únicamente la de realizar el control de suficiencia y razonabilidad de la valoración del Tribunal a quo, y ello para que se respete el derecho a un juicio justo, en el que se exige la audiencia al interesado absuelto al que se pretente condenar en segunda instancia.  Ah, por su expresividad, considero que se encuentra en una objetiva situación de imparcialidad, y como muestra copio literalmente lo que recoge su Voto particular: “Nadie creo que nadie dude que el acto constituía un homenaje. Y tampoco creemos que nadie piense que el homenaje se circunscribía simplemente a una reclamación para el acercamiento de los presos de ETA, pues siendo así, sobraban las alabanzas, y estaban fuera de lugar las alusiones a los huidos y los refugiados”.  Considero que dicha interpretación, y el punto de vista tan claro y tan evidente que señala, son prueba de que existe una imparcialidad manifiesta, dado que no respeta la Doctrina propia del TS y establecida por el TC de que en la inferencia que el Tribunal lleve a cabo, se requiere de un razonamiento o engarce lógico entre el hecho base, que en este caso son los hechos probados que se recogen en la Sentencia, y la acreditación de la intención consciente y voluntaria que lleva a considerar, diciendo que cree que dicha conclusión es algo a lo que no duda que cualquiera llegaría.  Se quiebra la necesidad de que el razonamiento esté asentado en las reglas del criterio humano o en las reglas de la experiencia común, o en la comprensión razonable de la realidad normalmente vivida y apreciada conforme a criterios colectivos vigentes (SSTC 220/1998; 124/2001; 300/2005; 111/2008).

Y en tono humorístico, en la misma Sentencia, una curiosidad que el Excmo. Sr. Joaquin GIMENEZ GARCIA, como ponente no duda en resaltar, fiel a su estilo. No es ocioso y por ello os aconsejo que no perdáis la oportunidad de leer en el MOTIVO SEGUNDO en el que se manifiesta el cauce casacional alegado, se señala expresamente lo insólito de la actuación de la acusación particular recurrente, quien en situaciones jurídicas idénticas y siendo firmada por el letrado que representa a la ASOCIACIÓN DIGNIDAD Y JUSTICIA, recoge literalmente, el bueno de Joaquín: “Limita la Asociación recurrente el ámbito personal de su impugnación a los acusados Rosendo , Luis, María , Anselmo y Desiderio , tal limitación la justifica por razones económicas por no poder hacer frente a las costas que pudieran derivarse de un rechazo de su recurso que serían mayores si se recurriese la absolución de todas las personas pero, se dice que las razones del recurso “.

Ah, dejo también el link para leer la Sentencia íntegra, para quien STS 2ª enaltecimiento terrorismo 2015

VAMOS, QUE SÓLO RECURRE CONTRA 4 EN LUGAR DE HACERLO CONTRA TODOS LOS ACUSADOS CONTRA LOS QUE VENÍA MANTENIENDO LA ACCIÓN PENAL QUE ANTICIPA QUE EL COSTE DEL RECURSO DE CASACIÓN SE LE IRÍA POR LAS NUBES. Ahí dio en el clavo. No es de extrañar.

Anuncios

Un comentario sobre “DELITO DE ENALTECIMIENTO DEL TERRORISMO ART. 578 CP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s