LA FINALIDAD RESOCIALIZADORA DE LA PENA


No deja de ser verdad que tal y como se declara más que probado Jaume Matas es un interno cuyas circunstancias demuestran que está plenamente resocializado, dado que tiene una familia perfectamente estructurada que le espera, tiene un trabajo, y que la legislación penitenciaria tiene configurado como modelo de lo que la finalidad de la pena debiera conseguir en los demás internos. Si no gusta la Ley penitenciaria, cambiese exhortaba el representante de quien hoy ostenta la mayoría absoluta. La Ley debe ser igual para todos, decían sin remilgos.

Sin embargo, la Ley debe ser igual para todos, no por ello debe ser uniforme. Igualdad es tratar a los iguales como iguales; y a los distintos, como distintos.

El objetivo resocializador que debe inspirar la aplicación de la pena ex artículo 25 CE se refiere lógicamente a quienes cometieron delitos por estar al margen de la sociedad a la que la pena debería intentar reconducir. Pero, ¿qué hay de aquel que delinque estando perfectamente socializado? Jaume Matas tenía igual familia antes de ingresar en prisión, igualmente tenía trabajo (público y notorio); ni que decir de Urdangarín, de quien no dudamos esté notablemente integrado en la sociedad, con su trabajo, su palacete, sin contacto alguno con el submundo de la marginalidad; y en definitiva tan socializado, que sin ese nivel de socialización no hubiera podido cometer delito alguno… ¿Qué pasa cuando es esa calidad social que el delincuente tiene, la que facilita la posibilidad de delinquir? Sí, hablamos de los casos de corrupción. En esos casos el tercer grado, es inherente al condenado, dado que esos fines que la pena persigue los tiene alcanzados ex ante

Hoy está claro que la delincuencia no se circunscribe a lo marginal; hoy sabemos que la delincuencia alcanza sin duda a lo más granado de la sociedad. No es necesaria una legislación que tenga todo esto en cuenta, sino unas resoluciones y una interpretación de la legislación, acorde a cada condenado y sus circunstancias.

Confiando en el intérprete, más que en el autor. Tal día como hoy, en una ciudad como Vitoria-Gasteiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s